Publicado en Música

Put your lights on (Deja tus luces encendidas)

Ayer escuché esta canción (me la presentó Nico). Inmediatamente me atrapó su sonido melancólico.

Hay un trozo de la canción que dice:
“Encended vuestras luces (dejen sus luces encendidas)
Porque hay un monstruo viviendo bajo mi cama,
susurrando a mi oído.
Hay un ángel con una mano sobre mi cabeza.
Ella me dice que
no tengo nada que temer.
Hay una oscuridad en lo más profundo de mi alma.
Todavía tengo motivos para servir,
así que deja brillar tu luz
en mi casa.
Dios, no dejes que pierda los nervios (podría traducirse metafóricamente como: Dios no dejes que pierda el control)”

Cuando escuchaba esto, recordaba un poema sufí que dice: “Porque en todos nosotros viven el bien y el mal. Si a ti no te ocurre es porque no eres uno de los nuestros…”. Tenemos que aprender a lidiar con nuestro Dr. Jekyll y también con nuestro Mr. Hyde, reconciliarnos con nuestra sombra.

“Pero la sombra es algo consustancial al individuo, ya que la propia naturaleza del mundo implica que exista luz y exista oscuridad. La fuerza de la sombra no sólo actúa negativamente sino también positivamente:
La sombra no sólo consiste en tendencias moralmente desechable sino que muestra también una serie de cualidades buenas, a saber: instintos normales, reacciones adecuadas, percepciones fieles a la realidad, impulsos creadores, etc”.

Que la sombra se convierta en nuestro amigo o en nuestro enemigo depende en gran parte de nosotros mismos… La sombra no es siempre, y necesariamente, un contrincante. De hecho es exactamente igual a cualquier ser humano con el cual tenemos que entendernos, a veces cediendo, a veces resistiendo, a veces mostrando amor, según lo requiera la situación. La sombra se hace hostil sólo cuando es desdeñada o mal comprendida “. (Jung)
La cita es larga pero sustancial. Se precisa una decisión moral considerable para confrontarse, reconocerse, admitir e integrar a la sombra con el Yo. El mismo Jung advierte que “vivir consigo mismo requiere una serie de virtudes cristianas que cada uno debe aplicar a la propia persona, o sea, paciencia, amor, fe, esperanza y humildad”. La tolerancia es, pues, una virtud que primero debe aplicarse uno consigo mismo y después con los demás.

Esta canción es para ti…

Anuncios

Autor:

Soy psicóloga clínica, profesora universitaria e investigadora. El propósito de esta blog es escribir sobre las locuras (reflexiones) que me pasan por la mente, sobre mis hobbies, mis investigaciones y publicar presentaciones y videos que les sirvan a mis alumnos. Mis líneas de investigación son 3: la metacognición, el prejuicio y últimamente he entrevistado a 2234 devotees, y mi interés es dar a conocer el fenómeno y crear un perfil psicológico de mis entrevistados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s