Publicado en Cajón de Sastre

La fatídica experiencia de sacar un pasaporte en Venezuela

Primero haces la solicitud por internet. Si no tienes acceso a Internet o impresoras no puedes hacer nada.

Luego te designan una cita para dentro de un mes, debes esperar.

Después, te envían un mensaje y un correo electrónico. Debes Imprimir la planilla con todos tus datos y reunir otros recaudos incluyendo el deposito bancario.

Espera, no es tan fácil. Ahora la cuota que van a pagar ha variado por decreto presidencial. Aunque la nueva cuota no ha entrado en vigencia igualmente debes pagarla, es decir, debes volver a un banco saturado de gente y demorar un par de horas para hacer el nuevo depósito.

Listo, ya tienes los recaudos. Ve a la oficina respectiva para solicitar tu pasaporte.

Seguramente como llevo todos los recaudos y tuve que esperar un mes y me han otorgado un horario de cita no voy a demorar mucho.

Grave error de razonamiento, en Venezuela no funciona la lógica.

Llego antes de amanecer a la oficina que oficialmente comienza a laborar a las 7:00 a.m. y me encuentro con más de 300 personas en las mismas condiciones que yo, otras 100 se sumaran en el transcurso de la mañana. Todos llevan un mes esperando cita y traen consigo todos sus recaudos.

Finalmente abren la oficina a las 9:00 a.m. No permiten a nadie acceder a la sede. Debes seguir formado en la calle, a la intemperie, sin asientos, baños, restaurantes o cualquier servicio cerca. Comienza a calentar el sol y no hay refugio.

Pasan tres horas y la repuesta se hace monotemática: «debes esperar». Mientras conversas con la gente, escuchas a un predicador ambulante, ves pasar un comparsa escolar de carnaval, compras algo de comer a un vendedor ambulante, buscas algo en qué pensar para olvidar que llevas 7 horas despierto sin ir al baño.

11:30 a.m. un funcionario sale recaudando fotocopias de tu documento de identificación y se retira.

12:45 m el mismo funcionario sale y devuelve las fotocopias y repite las respuesta: hay que esperar, pero esta vez añade: ,«no hay sistema».

1:30 p.m. Por fin salen los funcionarios a recaudar datos. Te piden algunos datos básicos —todo esto en la calle, bajo el sol— y repiten que hay que esperar.

2:00 p.m. Finalmente te dicen que no hay nada que hacer. Sólo te dejaran pasar para recibir el.sobre con los requisitos y debes volver a otra jornada similar porque no está funcionando el sistema capta huellas, ni el sistema en línea para la fotografía, es decir, no hay pasaporte. Siga intentando.

LUEGO DE UN MES DE ESPERA, OCHO HORAS DE COLA A LA INTEMPERIE, UN EMPLEADO CON SONRISA BURLONA TE DICE QUE NO HABRÁ PASAPORTE MIENTRAS SOBRE SU CABEZA CUELGA EN LA PARED UN LETRERO QUE DICE: «AQUI NO SE HABLA MAL DE CHAVEZ»

Al grandísimo Coño de la Madre con Chávez y todo el Gobierno revolucionario.

Tomado de mi amigo Yorman

Anuncios

Autor:

Soy psicóloga clínica, profesora universitaria e investigadora. El propósito de esta blog es escribir sobre las locuras (reflexiones) que me pasan por la mente, sobre mis hobbies, mis investigaciones y publicar presentaciones y videos que les sirvan a mis alumnos. Mis líneas de investigación son 3: la metacognición, el prejuicio y últimamente he entrevistado a 2234 devotees, y mi interés es dar a conocer el fenómeno y crear un perfil psicológico de mis entrevistados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s