Publicado en Yo, mi y mio

Mariale y los excluidos

Mariale me cuenta que estando en clase de religión,   el Padre le ha preguntado quién creía ella que eran los excluidos de Venezuela y ella (temblando porque él era un sacerdote y podía molestarse con su respuesta), le ha dicho lo que realmente pensaba: los homosexuales son los excluidos.  Gracias a Dios!,  el Padre también pensaba que ellos estaban entre los excluidos…

Su respuesta viene a raíz de una conversación que ambas tuvimos unos días antes, en la que hablamos sobre la homosexualidad.  Ella me dijo que algunos de sus compañeros hacían burla de una compañerita que tiene unos marcados manierismos masculinos y me preguntó dos cosas:  por qué los homosexuales son rechazados? y si es verdad que esto es un pecado y Dios los va a castigar.

Con relación a la primera pregunta le he dicho que los humanos siempre tenemos miedo de lo que es diferente.  Los blancos europeos tienen miedo de los negros,  los cristianos tenemos miedo de los musulmanes,  los heterosexuales tienen miedo de los homosexuales y los que no tienen discapacidad,  a veces tienen miedo de mi.  También le dije que cuando logramos vencer el miedo y nos acercamos a conocer al otro,  nos damos cuenta de que nos unen más cosas de las que nos diferencian y de que ellos también tienen miedo.

Con relación a la segunda pregunta le he dicho varias cosas:  que no confunda a Dios con los que dicen hablar en su nombre.  Hay algunos que gritan en nombre de Dios y mandan a lapidar personas por presumir que son infieles, a  quemar mujeres por brujas, a encarcelar gente por no creer o pensar como ellos o a ahorcar homosexuales.  Esos,  aunque hablen en nombre de Dios,  son unos mentirosos que usurpan su nombre.  Dios ve en lo más profundo del corazón del hombre y  no le importa si son o no homosexuales,  porque TODOS sin excepción son sus hijos,  aunque le llamemos de distinta manera:  papá Dios, Jehová,  Alá o chuchito. No quise meterme en más honduras para no complicar el asunto,  sólo le dije que debe respetar a esa compañera o a cualquier otro que sea distinto por la razón que sea,  que ya bastante difícil es estar en la adolescencia y en colegio tan rudo como ese, como para adicionalmente tener que batallar con tus propios demonios personales.

Al día siguiente, ella nos pidió que la lleváramos al colegio porque no quería ir en el transporte escolar y cuando salíamos del estacionamiento estaban 2 hombres y un niño como de su edad hurgando en nuestra basura, en busca de comida.  Le dije:  mira, Mariale, ellos también son los excluidos de Venezuela.

Esa noche le comenté que un excluido es cualquiera que no forma parte de algo, y que esa gente que vimos en la mañana no tenía con qué comer y menos con qué estudiar, por lo que estarán condenados tanto ellos, como  sus hijos a permanecer en el fondo de la pirámide social.

Ella me contestó que no entendía por qué el niño simplemente no iba a la escuela pública y estudiaba.  Le contesté que no era tan fácil porque incluso en la escuela pública necesitas libros, útiles, uniforme,  comida para estar sano y para poder pensar y también necesitas que tus padres estén en buenas condiciones para que te ayuden y te supervisen tanto la tarea como las cosas que haces.

Mariale me respondió que se sentía muy triste porque había demasiados excluidos en Venezuela y que sentía mucha lástima por ellos. Yo le respondí que realmente hay muchos excluidos, no sólo en Venezuela, sino en el mundo:  los homosexuales, los pobres, las mujeres, las personas con discapacidad, cualquiera que sea diferente corre el riesgo de ser un excluido,  y que esa gente no necesita de nuestra lástima,  necesita de nuestra justicia. Sé que ella no puede entender mucho de lo que digo, pero espero estar sembrando en su mente y en su corazón la semilla del respeto al otro y del deseo de justicia.

Anuncios

Autor:

Soy psicóloga clínica, profesora universitaria e investigadora. El propósito de esta blog es escribir sobre las locuras (reflexiones) que me pasan por la mente, sobre mis hobbies, mis investigaciones y publicar presentaciones y videos que les sirvan a mis alumnos. Mis líneas de investigación son 3: la metacognición, el prejuicio y últimamente he entrevistado a 2234 devotees, y mi interés es dar a conocer el fenómeno y crear un perfil psicológico de mis entrevistados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s