Publicado en Cajón de Sastre

Los Pájaros Enjaulados (Padre Ricardo Búlmez)

¿Has conocido alguna madre que no sea dictadora?
Toda madre es una dictadora.
“Ya se bañaron?!”
No peleen!
Ya!
comieron!?
”No corran!
No toquen eso!
Bájense de ahí! Cállense!” No me hagas así!

Toda madre es una dictadora con amor -¡por supuesto -pero dictadora…es una dictadora con los hijos, con los animales que son más sumisos y con todos los demás que se dejen manipular.

Como todo dictador…Es lindo tener a los demás encerrados, cuando uno no valora la libertad para sí mismo. Porque todo esclavista es un esclavo. Desde mi niñez hasta ya entrada mi adultez me gustaban los pájaros enjaulados. Es decir, cuando el enjaulado era yo.

Un día, tímidamente le dije: -Por qué no sueltas esos pájaros?
Luego oí, que decía desde la cocina: “¡Esos pájaros no me los toca nadie!… ¿Quién encierra a quién?

Pero, mi mamá estaba engañada -como todo dictador- Mi mamá creía que ella tenía a los pájaros enjaulados. Era el revés, ¡los pájaros la tenían encerrada a ella!

Mi mamá no podía salir a ninguna parte, porque tenía “que echarle comía a los pájaros”. Cada vez que la invitábamos para la playa, o para algún otro sitio, decía: “¡Ay, no! Vayan ustedes. Yo tengo que cuidar los pájaros”..

Si los pájaros se hubieran dado cuenta de la fuerza y el poder que tenían; si los pájaros hubieran pensado que ellos eran los que tenían encerrada a mi mamá, en lugar de ella a ellos, hubiesen negociado su libertad. Le hubiesen dicho: “Vete con tus hijos a la playa”. Ábrenos las puertas de las jaulas. No te preocupes por nuestra comida. Nosotros sabemos en dónde hay.

Mi mamá estaba en otro engaño: creía que los pájaros la amaban. Realmente mi mamá estaba engañada — como todo dictador —. La creencia del amor de los pájaros se afianzaba porque, cada vez que ella se acercaba a las jaulas, éstos revoloteaban de contentos. Lo cierto es que los pájaros no amaban a mi mamá. ¿Qué esclavo puede amar a su tirano?. Los pájaros a quien amaban era a la comida que mi mamá les llevaba, no a ella. Creer que los que yo maltrato me aman, es un engaño. Todo tirano es un engañado. Nadie lo engaña, él se engaña solo. Como todo dictador.

Cuando mi mamá regresó de la playa tuvo que conformarse con una jaula vacía. Pero, así comenzó el ascenso a su propia libertad. Hoy mi mamá es libre porque los pájaros son libres. Sin apegos y sin enjaular a nadie. A mi mamá le costó darse cuenta que los pájaros nunca la amaron, sólo comían de ella. Pero a un pájaro no le llena un pedazo de pan, sino las semillas que están en el campo abierto con sabor a libertad. Los pájaros nunca más volvieron a la jaula. Porque nunca amaron a mi mamá. Es más, ninguno votó por ella. La libertad es más sabrosa que un pedazo de pan. Porque con libertad consigues tu pan, pero con un pan facilitado caes en la esclavitud. Por eso… ¡¡¡LUCHA!!! Por tu libertad con Firmeza, con Coraje, con Decisión. En Unión de los que quieren y desean la libertad. Nuestro país lo pide, nuestra familia lo exige. Mientras haya vida, hay esperanza.

Anuncios

Autor:

Soy psicóloga clínica, profesora universitaria e investigadora. El propósito de esta blog es escribir sobre las locuras (reflexiones) que me pasan por la mente, sobre mis hobbies, mis investigaciones y publicar presentaciones y videos que les sirvan a mis alumnos. Mis líneas de investigación son 3: la metacognición, el prejuicio y últimamente he entrevistado a 2234 devotees, y mi interés es dar a conocer el fenómeno y crear un perfil psicológico de mis entrevistados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s