Publicado en Devotee Land

Devotees, Wannabes y Pretenders

Articulo

En medio de la tragedia que estamos viviendo en Venezuela, hoy he recibido una estupenda noticia: La Revista Interamericana de Psicología me acaba de publicar un artículo.

Aquí les dejo el link por si quieren revisarlo:

https://journal.sipsych.org/index.php/IJP/article/view/88

Publicado en Devotee Land

Necesito este regalo. algún devotee generoso puede regalarmelo, solo cuesta £ 0.99 (I need this gift. can some generous devotee give it to me, it only costs £ 0.99)

 

Estoy trabajando en un artículo sobre devotees y quisiera consultar este libro pero como hay un control de cambio monetario en Venezuela, yo no puedo tener acceso a dolares para poder comprarlo en linea. Puede alguien que este fuera de Venezuela regalarmelo?. Mil Gracias!!!. Aquí está el link de amazon

I am working on an article about devotees and I would like to consult this book, but since there is a monetary exchange control in Venezuela, I can not have access to dollars to be able to buy it online. Can anyone outside of Venezuela give it to me? Thank you!!!. Here is the amazon link

 

Publicado en Devotee Land

Necesito ayuda, quiero a un devotee que hable inglés. quién dijo: YO?

En primer lugar debo establecer la diferencia entre una revista de divulgación y una revista científica.  Las revistas de divulgación tienen por objetivo dar a conocer al público en general, en un lenguaje informal, ameno y  sencillo, información de naturaleza científica o tecnológica.  Suele tratarse de artículos breves (Máximo 1 o 2 páginas),  que son escritos por cualquier persona que haya indagado sobre el tema y que no son sometidos a ningún proceso de arbitraje por parte de expertos en el área.

El objetivo de las revistas científicas es  difundir de manera clara, objetiva y precisa, el resultado de las investigaciones  originales e inéditas sobre un área de conocimiento, que son realizadas por personas o grupos de investigadores que se dedican a crear ciencia.  Más allá de informar a otros científicos,  su objetivo es que se repliquen o amplíen las investigaciones en un área particular para desarrollar teorías que permitan comprender un fenómeno,  predecir en qué condiciones suele aparecer y en última instancia controlarlo (evitando que ocurra o estimulando su aparición).

Mi objetivo particular es publicar en revistas científicas porque deseo que se desarrolle investigación sobre el fenómeno devotee,  ya que considero que es la única vía para intentar comprender el fenómeno,  para que se desarrollen hipótesis, teórias, modelos de abordaje, etc. de los que se beneficiarían tanto los devotees como la ciencia en general.  Obviamente, no tengo inconveniente en publicar posteriormente, en revistas de divulgación,  para que el público en general conozca sobre el fenómeno.

Sin embargo, de los tres artículos que intenté publicar el año pasado sobre el tema del devotismo,  dos fueron aceptados por revistas científicas y están avanzando en el proceso que va desde el arbitraje hasta la publicación,  pero uno de los artículos fue claramente rechazado, porque se considera que el tema es “poco científico”.  Básicamente el argumento que la revista esgrime es que no existen modelos o teorías que sustenten la explicación del fenómeno.

Ese argumento me parece un poco estúpido (estoy tratando de ser gentil),  puesto que si la ciencia avanza solo a partir de los fenómenos que ya tienen un amplio bagaje teórico,  nunca se logrará dar un paso adelante, ya que no se estudiará fenómenos poco conocidos o que tal vez tengan poca frecuencia de ocurrencia. Qué sentido tiene hacer una investigación sobre fenómenos que ya han sido ampliamente reconocidos dentro de los círculos científicos y cuyas principales variables han sido identificadas,  me parece equivalente a tratar de descubrir el agua tibia.

Cabe aclarar que los dos primeros artículos fueron enviados a una revista científica a la que llamaré “A”, mientras que el que fue rechazado fue enviado a una revista científica a la que llamaré “B”.

 

Algunas personas me han sugerido que envíe también el tercer articulo (el que fue rechazado) a la revista “A”,  pero mi intención es dar a conocer el fenómeno tanto como sea posible y pienso que si me concentro solo en una única revista,  disminuiré el impacto de la publicación (llegará a menos público)  y estaré contribuyendo a que se siga tratando el tema de los devotees como un fenómeno marginal.

Por eso quisiera contar con la ayuda de un devotee que hable inglés para que me ayude con la traducción del artículo del español al ingles,  para de esta manera poder enviar el artículo a revistas científicas para angloparlantes. Pienso que entre todas las personas que podrían echarme una mano, un devotee puede estar más interesado que otros porque conoce el tema de primera mano y porque al igual que yo puede desear obtener respuestas sobre su condición.  Sin embargo,  si se trata de una persona que desea colaborar y no es devotee,  igual estaría encantada y agradecida de aceptar su ayuda.

Mi idea, es que todos los artículos que escriba en esta y cualquiera de mis tres áreas de investigación (prejuicio, creatividad y devotees) sean publicados en revistas de acceso libre (aquellas en las que no hay que pagar para que el público pueda acceder a los artículos).  Así que conociendo esta información quién se ofrece como voluntario para hacer la traducción?,  quien dice: yo?

Publicado en Devotee Land

Devotismo y otras parafilias vinculadas a la discapacidad

A continuación presento los resultados y el análisis de la pregunta 8 (de un total de 30) que contenía la entrevista exploratoria que hice a 2234 devotees.  Como aún está en fase de análisis y no la he publicado, agradecería infinitamente sus comentarios y observaciones al respecto,  tal vez ustedes vean relaciones o puedan formular hipótesis que yo aún no logro ver.

Por favor,  usen la sección de comentarios del post para dejarme su opinión o escríbanme (si les da vergüenza hablar en público) a mi correo personal: psicologacarolinamora@gmail.com

Antes de presentar la pregunta,  dejo 2 definiciones que pueden necesitar para comprender lo que escribí:

def abasio

PREGUNTA 8: “marca con una “X” aquellas prácticas que sean frecuentes dentro de tus relaciones sexuales:

Dado que en este trabajo se considera parafilia a la condición de abasiofilia o acrotomofilia, se deben hacer las siguientes aclaratorias:

  1. Cuando se habla de “devotee SIN otra parafilia”, se quiere hacer mención a que la persona no presente una parafilia adicional a la de sentirse atraído hacia personas con discapacidad motora.
  1. Cuando se dice “devotee con una parafilia” se refiere a que de manera adicional a su atracción por sujetos con discapacidad, a él le erotiza otra característica considerada también parafilica: como los senos grandes, el bondage (práctica sexual en donde se usan cuerdas y lazos para inmovilizar el cuerpo de la pareja), el voyeurismo, el exhibicionismo, etc.
  1. Cuando se dice “devotee con dos parafilias”, significa que además de ser devotee le interesan otras dos características parafilicas y así sucesivamente.

figura 1

Descripción

De los 2234 devotees entrevistados, el 63% (1408) no presentaba otra parafilia adicional a la de ser abasiofilico o acrotomofílico, mientras que el 28% (632) tenía una parafilia adicional a las antes mencionadas. El 6% (126) presentaba dos parafilias adicionales a su condición de devotee y finalmente, el 3% (68) tenía en su haber  tres parafilias añadidas a su interés por las personas con discapacidad

Discusión

Es difícil poder comparar los resultados obtenidos con la muestra de devotees con los reportados en la población en general, puesto que se desconocen las tasas de prevalencia para las parafilias, ya que raramente se diagnostican en Atención Primaria. Al estar las parafilias vinculadas al área sexual, los individuos pueden presentar diversos motivos que les evitan consultar sobre las mismas:

  1. El considerar que lo que acontece en la esfera sexual pertenece al dominio de lo privado, de lo íntimo.
  2. Una parafilia no es una disfunción sexual y por lo tanto no afecta la respuesta sexual del sujeto.
  3. La vergüenza o el temor que puede significar exponer ante otro, la presencia de deseos que pueden ser considerados patológicos (pedofilia, necrofilia, zoofilia, etc.)
  4. El no conceder importancia a algunos deseos parafilicos que pueden ser considerados normales (el deseo erótico por personas con senos grandes, la pornografía, el voyeurismo, etc.)
  5. A menos que se trate de un trastorno parafilico que pueda llegar a consumir grandes cantidades de tiempo, generar ansiedad, estar reñida con la ley y/o afectar diversas esferas de la vida del individuo; las parafilias suelen ser atracciones que el individuo mantiene bajo control y no producen interferencia con la vida cotidiana.

Se cuenta con reportes de prevalencia para parafilia en pacientes psiquiátricos adultos. Sin embargo, estos resultados están sesgados y deben ser tratados con precaución, ya que no proceden de la población en general. Por ejemplo, en una muestra de 116 pacientes, Paniagua, Nolasco, Familia, Ravelo y  Hernando (1991) encontraron  que el 20, 69%  tenía una sola parafilia, mientras que el 8,62% presentaba varias parafilias simultáneamente

Por su parte, Marsh, Odlaug, Thomarios, Davis, Buchanan, Meyer, y Grant (2010) entrevistaron a 112 pacientes y encontraron que quince pacientes (13,4%) reportaron síntomas compatibles con al menos una parafilia como voyeurismo, exhibicionismo y masoquismo sexual

Diversas investigaciones sugieren que muchos individuos parafilicos presentan multiples formas de comportamiento sexual desviado, por ejemplo,  Abel, Becker, Cunningham-Rathner, Mittelman, y Rouleau (1988) reportaron que al menos el 10% de sus pacientes había sido diagnosticado con una sola parafilia, aproximadamente el 20%  lo había sido con 2,  y 32% tenía 3 o 4 diagnósticos de parafilia.  Igualmente, Weiner y Rosen (1999) también han reportado altas tasas de parafilias múltiples.  Por último,  Sadock y Sadock (2011) afirman que los pacientes que tienen una parafilia, frecuentemente tienen entre tres y cinco parafilias de forma concurrente o en diferentes momentos de su vida.

figura 2

Descripción

Cuando se examinan las parafilias adicionales a la abasiofilia o a la acrotomofilia se encuentra que en primer lugar aparece la excitación sexual ante una característica física de la pareja, “los senos grandes” (189). Esta parafilia representa el 27% de la totalidad de parafilias reportadas.

Le sigue en frecuencia, el feederismo (162) que alcanza un 23%. El  feederismo es una parafilia sexual hacia los sujetos con sobrepeso, las personas experimentan como marcadamente erotizantes tener relaciones sexuales con una persona obesa o alimentar y engordar a otro (real o figuradamente) (Sánchez, 2012)

 Las prácticas BDSM (147) alcanzan un 21% dentro de la muestra entrevistada. BDSM es un término creado para abarcar un grupo de prácticas y fantasías eróticas. la B corresponde a Bondage, la D a las dos palabras Disciplina y Dominación, la S a Sumisión y Sadismo y finalmente la M que tiene que ver con Masoquismo

En menor medida se reportan el sexo virtual, lo podofilia y el voyeurismo: El sexo virtual (81 sujetos) está presente en el 12% de la muestra, este tipo de parafilia emplea estímulos sexuales variados como audio (sexo por teléfono), de tipo visual (online usando cámara web o revisando los materiales porno, etc.) o la combinación de ambos para mantener relaciones sexuales sin contacto físico con una persona que no está presente o para facilitar la excitación que va seguida de una conducta masturbatoria en un individuo que se encuentra solo (Peskova, 2013)

Por su parte, la podofilia  es una parafilia parcialista en la que el sujeto se puede excitar sexualmente al ver, tocar, acariciar, chupar, oler, lamer o besar los pies de otra persona (Flores, 1988), fue reportada por 61 sujetos, lo que vienen a representar el  9%  de la muestra.

Por último, el voyeurismo es el placer erótico experimentado al observar la actividad sexual de una o más personas (López, 2014), lo practicaban 52 sujetos que son el 8% de la muestra.

Discusión

El foco de la Teoría del Marco Relacional (TMR) es que la mayor parte de la  actividad humana compleja  se basa en el aprendizaje de las relaciones entre diversos estímulos  (Wilson y Luciano, 2002).

Existe una gran variedad de respuestas relacionales  tales como la coordinación,  la distinción, la comparación,  etc.). De todas ellas,  la coordinación es la que establece una relación de identidad, semejanza o similaridad entre dos o más estímulos. Por ejemplo, “una copa es semejante a un vaso, porque los dos se llenan de líquido”. (Hayes,  Blackledge y Barnes-Holmes,  s/f  c.p  Vargas-Mendoza, 2006)

Dada la historia previa que haya tenido un individuo, este aprende no sólo  que dos estímulos  son equivalentes, sino a responder a un evento en términos de otro (Hayes y Wilson, 1993).

Por ejemplo, un niño va caminando por la calle con sus padres y de un momento a otro empieza a correr y a jugar, un perro lo ve y lo muerde. Para el niño es tan traumático el evento que en adelante, cuando ve que se le acerca un perro (aunque sea de una raza diferente al que lo mordió), empieza a llorar y a gritar. Cuando alguna persona dice la palabra “perro”, el niño muestra ansiedad; ante un ladrido, aunque el animal se encuentre lejos, el niño se pone en alerta y muestra signos de preocupación; ante las películas de dibujos animados donde aparecen “perros” el niño se tapa los ojos y se tensiona. En este ejemplo, las funciones aversivas generadas por la mordedura del perro, se establecieron junto a otros estímulos como la palabra “perro”, los ladridos de los perros, las imágenes de perros, etc. Esto sucede debido a lo que denominamos relación de equivalencia, en este caso, en un marco de coordinación donde estos estímulos equivalen a la mordedura del perro (Ruiz y Gomez, 2010, p.312)

Cuando se analiza concienzudamente algunas de las parafilias asociadas al devotismo, cabria preguntarse si  la misma situación podría estarse dando en el caso de los devotees,  Por ejemplo,  podría hipotetizarse que dado que muchas personas con discapacidad están limitadas para hacer ejercicio, algunas de ellas terminan sufriendo de sobrepeso y por esto además de la inclinación abasiofilica y acrotomofilica, algunos devotees erotizan el feederismo.

Tal vez para otros, el sufrir una discapacidad equivaldría cognitivamente a “estar atado” (bondage) o a ser sumisa (como parece desprenderse del reporte verbal sobre la conceptualización de las mujeres con discapacidad, a quienes se percibe como más femeninas, más dulces o más agradecidas,  características todas vinculadas a la sumisión), y de allí, su inclinación por las prácticas BDSM.

Podría igualmente hipotetizarse que la podofilia estaría relacionada con las partes del cuerpo donde más se centra la atención en el caso de una discapacidad motriz:  las piernas y los pies.

Tal vez los senos grandes son un indicador de femineidad, de la misma manera en que una discapacidad hace “más femenina” a una mujer  (ver  las respuestas para la pregunta 12: qué es lo que hace atractiva o llamativa para ti a una mujer con discapacidad).

Por último,  la presencia de parafilias asociadas como el voyeurismo y el sexo virtual podrían tener su explicación si tomamos en cuenta los siguientes elementos:

  1. Los devotees parecen presentar deficiencias en sus habilidades sociales (ver respuestas a las preguntas 18 y 19 (¿Se te hace fácil entablar amistades? y ¿Cuál crees que es el concepto que suelen tener tus amigos de ti?, respectivamente), que haría que se sintieran más cómodos manteniendo relaciones que no sean reales sino virtuales. Sobre este particular, Weisband (1992) encontró más comunicación desinhibida cuando se utiliza tecnologías informáticas que en situaciones tradicionales cara a cara.

Suler (2005)  señala que “el efecto de desinhibición on line”  puede tener un  lado positivo como que las personas se sientan más relajadas y se expresen más abiertamente,  pero también un lado negativo como ser muy groseros o duros a la hora de hablar,  visitar sitios de pornografía o violencia en internet que no visitarían de forma real, revelar información muy personal  o llevar a cabo una mera catarsis sin el deseo de obtener crecimiento personal.

Al parecer ciertas características de la interacción on line facilitan este tipo de comportamiento:  a) el anonimato: el saber que el otro no puede saber con exactitud la identidad del usuario,  su nombre real, su  dirección, etc., b) el ser invisible: que los otros no puedan detectar si el está o no en línea  c) la asincronia: en los correos electrónicos o en los foros la gente no tiene que lidiar con la presión de la comunicación inmediata, puede tardar minutos, días o meses en responder, o d) la igualdad:  la gente no puede ver el “yo real”  del usuario, no saben si es el presidente de una compañía o un desempleado.  Esto facilita la comunicación puesto que las personas son reacias a decir lo que realmente piensan ante figuras de autoridad, por el temor a la desaprobación y al castigo,  pero la igualdad virtual  minimiza las diferencias y por eso los individuos están mucho más dispuestos a hablar o se comportan mal cuando interactúan en la red (Suler, 2005).

  1. Por otra parte, mucha de la práctica del devotismo ocurre en contextos virtuales, ya que además de facilitar el anonimato, permite acceder a personas que se encuentran en países distantes, por ejemplo, Un devotee Europeo o Norteamericano donde la poliomielitis ha sido erradicada podría estar interesado en contactar a una mujer de Nigeria, Afganistán, Pakistán o la India donde la polio sigue siendo una enfermedad endémica. (Unicef, 2014).
Publicado en Devotee Land

Deben los devotees ser analizados?. Respuesta a G.

Mi amigo G,  un “dulce anciano” italiano,  me ha escrito sus inquietudes acerca de mi investigación sobre los devotees.  A continuación coloco en azul su correo (que he traducido del italiano al español) y luego en negro,  mi respuesta.  Quiero agradecer a G,  el haberme autorizado a compartir esta parte de nuestra correspondencia

Gentil Doctora, me disculpo por escribirle en italiano pero conozco mal la lengua española. Me ha sorprendido mucho su estudio acerca de los devotees, sobre todo me sorprende el hecho de que exista la exigencia de etiquetar y por lo tanto marginar los gustos sexuales de una persona. El sexo desde la antigüedad e incluso hoy asusta a las personas, las religiones cómplices lo consideran como una práctica de perdición. “No lo hago por mi placer sino por dar un hijo a Dios”.

 Después Los psicólogos han explicado todas las neurosis de la humanidad a través del sexo. La primera regla de la crónica negra se basa en los tres S:  dinero (soldi), sangre y sexo, confiando en la morbosidad de la gente.

La gente está aterrorizada por el sexo pero alimenta el “porno” una de las industrias más florecientes. Usted, una estudiosa, las llama parafilia;  otros, ignorantes, las llaman taras sexuales. Yo, que soy ignorante, me pregunto:  “puede uno tener los gustos sexuales que le parezca sin tener que pensar si éstos son aceptables o no ante la moral pública? (vale decir que excluyo en la manera más absoluta la violencia, la pedofilia y la coerción).

Personalmente considero el sexo un momento de oasis y de absoluto placer para compartir con la pareja: una alegría, por lo tanto, que nada tiene a que ver con el amor y no apostaría un euro sobre la duración de un amor que nace de un encuentro predominantemente sexual.

Usted declara que se quedó asombrada por el hecho de poder gustarle a un hombre por el solo hecho de tener poliomielitis (creo que se ha impresionado,  a propósito felicitaciones! ) no he entendido si se  ha quedado asustada, horrorizada o lo que sea.

Usted,  como científica, se ha sentido en la obligación de hacer una búsqueda y de estudiar lo que define como “un fenómeno.” Ha distribuido “permisos” y juicios en nombre de la ciencia y así ha seguido a arando el surco de las diversidades, siempre teniendo sobre los hombros una convención social y moral.

Créame, Doctora, para las personas libres no existen fenómenos o etiquetas, sólo existe la alegría y el placer “del encuentro” con quienquiera que sepa estimular los sentidos. Y poco importa si se encuentra con una persona del mismo sexo o una minusválida, que tenga gafas o sea gorda, que tenga zapatos ortopédicos o una prótesis, que tenga la nariz aguileña o los ojos azules:  “De gustibus no este disputandum.”

Como  fetichista de los zapatos, para quedarme con la etiquetas (adoro los francesine, el tacón 12 y los ortopédicas), le aseguro que la primera descarga de endorfinas la proporcionan la voz y los ojos: hay más erotismo en el sello vocal y en la profundidad de una mirada que en todas los ligueros y corsés de este mundo. El sexo no debe ser analizado, sobre todo no debe ser demonizado,  tampoco uno debe presumir de su rendimiento en el, ¡no es un deporte!

Atentamente

G.

Estimado G:

Yo también me disculpo por haber tardado tanto en responderle.  Ocurre que mi correo (el que uso regularmente) es psicologacarolinamora@gmail.com  ,  de manera que el otro correo,  al que Usted me escribió,  lo consultó en raras ocasiones.

También me disculpo por responderle es español.  Aunque mi padrastro era italiano, me temo que mi pronunciación (a Usted que tanto le importa “el sello vocal”) y probablemente mi gramática del italiano es pésima.

Espero de todo corazón haber hecho un buen trabajo con la traducción de su carta.  De no ser así,  le pido disculpas de antemano

Estimado amigo, coincido con Usted en que el sexo ha sido demonizado,  en especial los gustos y las prácticas sexuales que NO se consideran  “normales” han sido catalogados como pecado por la iglesia,  patológicos por la psicología y como un delito desde el área del derecho (tal como he mencionado en otras ocasiones).

Con relación a su afirmación de que  “Los psicólogos han explicado todas las neurosis de la humanidad a través del sexo”, debo aclarar que probablemente solo una de las escuelas psicológicas existentes.  el psicoanálisis,  ha considerado el sexo como la explicación de la neurosis.  Las otras escuelas: conductistas, humanistas y las cognitivas (corriente a la que me adscribo)  para no extenderme en todas las diversas áreas que conforman la disciplina psicológica, no dicen nada al respecto, ya que no relacionan ambos términos de manera causal.

Al igual que Usted,  considero que lo que ocurre en el ámbito sexual, dentro del contexto de una habitación o en un sitio privado (para no meternos con el lío legal de practicar sexo en lugares públicos) y entre personas adultas que optan libremente (sin coacción) por participar en la actividad sexual es de la absoluta incumbencia de los participantes.

Sin embargo,  difiero de su planteamiento con relación a que el sexo no deba ser analizado. Para mí esta afirmación  es tan inaudita como pensar que no debe estudiarse o analizarse el corazón solo porque muchas personas piensan que este es el lugar donde reside el amor.   El sexo tiene y debe ser analizado y  es la obligación de las mujeres y de los hombres de ciencia hacerlo.

Sin embargo,  algo que no me queda claro de su afirmación es cuál de las dimensiones vinculadas al sexo es la que Usted desea que no se analice, porque creo que ambos estamos de acuerdo en que el sexo incluye muchas dimensiones una de ellas es la biológica, lo que está en su ADN,  lo que a Usted le hace un hombre (XY)  y a mí una mujer (XX).

El sexo también incluye la identificación sexual,  qué tan a gusto o identificado se siente Ud.  con ser hombre o yo con ser mujer, o si nos sentimos mejor o preferiríamos ser del sexo opuesto (transgénero).

Asimismo, el sexo tiene que ver con una tercera dimensión:  la de la orientación sexual, que hace que Usted se llame a sí mismo, homosexual,  heterosexual o bisexual, dependiendo del sexo biológico de las personas que le atraen afectiva y/o eróticamente

Por supuesto,  cuando hablamos de sexo no podemos olvidar los roles de género,  es decir todas las expectativas sociales existentes por el solo hecho de que Usted pertenezca al sexo masculino o femenino.  En su caso, se supone que por ser hombre debe conducir mejor,  ser bueno con las matemáticas y ser más racional que yo,  por ser mujer.

Obviamente,  el sexo también incluye su capacidad reproductiva,  para perpetuar la especie, aunque esta capacidad la ejerza Ud. por su propio placer o simplemente para darle un  hijo a Dios J.

El sexo,  sin duda incluye la capacidad lúdica, a la que Usted hace referencia  y es una forma de relacionarnos, también.  No solo nos apareamos para crecer y multiplicarnos sino que afortunadamente, nos divertimos en el proceso.

Por último,  el sexo tiene una dimensión erótica, aquello que le excita y lo que no.  A usted le gustan el tono de voz,  la profundidad de la mirada y al parecer también los zapatos, incluyendo los ortopédicos.  A mí me excita la inteligencia de un hombre, su limpieza física y su buen humor y puestos a elegir,  también me atraen las mentes un poco perversas.

Es esa dimensión la que no desea que sea analizada, estimado G?.  Supongo que sí!,  pero no le parece al menos curioso que luego de bombardearnos 24 horas al día, los 365 días del año,  a través de todos los medios de comunicación posibles con mujeres rubias,  altas,  delgadísimas (casi anoréxicas) y con tetas a punto de explotar con tanta silicona,  de pronto aparezca un  hombre que tenga una erección intensa con mis piernas delgadas o que no pierda detalle de la forma en que camino?.  Renunciar a estudiar por qué él es distinto para mí es equivalente a tomar en este momento de la historia, la opción de volver al paleolítico.

No hay preguntas malas o peligrosas,  G. Hay respuestas asombrosas, audaces e incluso algunas para las que no estamos preparados.  Yo simplemente trato de determinar qué variables han hecho distinto a ese hombre?.  No creo que eso le reste algo a su esencia.  No dejaremos de creer en el erotismo simplemente porque intentamos conocerle,  de la misma manera en que no hemos dejado de creer en el amor al descubrir los alveolos del corazón.

Con respecto a tu afirmación: “para las personas libres no existen fenómenos o etiquetas”,  creo G que difiero profundamente de tal argumento:

  1. Básicamente porque creo que No existen las personas libres. TODOS nosotros hemos sido domesticados mediante el proceso de socialización. De lo contrario seríamos adultos ferales corriendo en compañía de lobos u otros animales salvajes.  Desde el momento, en que Usted me saluda diciéndome “gentil Doctora”,  hasta el momento en que usted se despide escribiendo  “atentamente”,  allí están las muestras de su domesticación.  Vamos a la escuela para seguir siendo “educados” y todo el tiempo, padres,  maestros,  ídolos musicales,  amigos, los libros que leemos, los viajes que hacemos,  etc.  van modelando nuestro pensamiento tratando de adaptarnos al entorno.

No hay tal libertad, ni siquiera la del pensamiento, nuestra única libertad reside en elegir qué síntesis hacer de todas las influencias que nos llegan. Por eso es nuestra obligación como humanos leer mucho,  viajar mucho,  conocer mucho, escuchar y criticar mucho e investigar mucho  para que después al tener una gran variedad de influencias, podamos decidir con mayor conciencia y menor alienación  a cuales influencias incluimos dentro de nuestro coctel intelectual y a cuáles renunciamos.  Pero si conocemos pocos,  tendremos muy pocos ingredientes y las mezclas que podemos preparar con esos pocos ingredientes pueden dañinas para nosotros y para los demás.

  1. Lamento que creas que las etiquetas no existen porque yo pienso que están presentes siempre, en cada minuto te manejas con etiquetas o categorías conceptuales, las necesitas para poder comunicarte y pensar.  Si me dices: quiero una vaso con agua fría,  te molestarías mucho si yo te pasara un sándwich de queso derretido porque  tu estas utilizando etiquetas muy claras:  querer- vaso – agua – fría.

Querido G, cuando me dices que estoy haciendo una investigación llevando sobre mis hombros una convención moral y social,  sólo puedo responderte que es terrible, pero que desafortunadamente NO existe un científico que sea aséptico.  Desafortunadamente  todos están contaminados por sus prejuicios y por sus experiencias previas…porque todos ellos son HUMANOS. (Por favor, leer nuevamente el punto 1).

Yo no juzgo a un devotee,  de la misma manera en que tampoco juzgo a un homosexual.  Ninguno de los dos tiene claro por qué le erotizan ciertas cosas.  Mi trabajo como científico no es juzgar,  es tratar de entender por qué?,  eso y sólo eso es lo que intento hacer,  mi querido amigo.

Quiero aclarar que yo no me aterroricé cuando un devotee me buscó,  yo simplemente me sorprendí,  tanto que se me desencajó la quijada porque me pareció extraño lo que ocurría,  me pregunté por qué si él había estado expuesto a la misma información  que a los otros,  quería a alguien como yo y no deseaba a la popular rubia delgada?.  Acto seguido me puse a investigar…

un abrazo afectuoso,

Carolina

Publicado en Devotee Land

Analizando devotees (respuesta a Jorge)

A continuación copio (en azul) lo que me ha escrito Jorge,  un amigo interesado en el tema de los devotees y posteriormente (en negro) mi opinión al respecto

Jorge:  

siempre he pensado que el devotismo es una parafilia. Y, para no ahondar demasiado, creo que los devotos masculinos buscan a una mujer con discapacidad, en este caso concreto, mujeres amputadas, básicamente por una necesidad de sentirse superiores a su pareja. De hacer sentir y creer a una mujer, que ellos consideran minimizada en su femineidad, que ellos son los únicos que se pueden sentir atraídos por ellas. Sus argumentos serán, la mayoría de las veces, que su discapacidad no es importante y que para ellos esa discapacidad no es importante. Esto es un terrible engaño!!! Porque en realidad la única razón por la que estos individuos se fijan en ellas, es precisamente por su discapacidad.
La razón, va desde una baja autoestima, que les genera una incapacidad para manejar relaciones con mujeres sin ninguna disminución física que afecte su conducta, y la necesidad de sentirse admirados, valorados, superiores. De sentirse los “príncipes azules” que las vienen a rescatar de la ignominia.

Razones mucho más escabrosas, pueden ser, un Edipo activo que les impide tener una relación normal con una persona que ellos relacionan con el modelo de perfección de la madre y, una mujer con discapacidad, rompe ese modelo y les permite tener una relación con ella.

Carolina:

Jorge,  perdona la tardanza en responder.  Sin más preámbulos paso a dar mi humilde opinión sobre el asunto

1.Estoy 100% de acuerdo contigo en que el devotismo es una parafilia. Tanto como lo es que te gusten las mujeres de senos grandes, las chicas cuando usan corse de encaje negro, liguero y zapatos de tacón muy alto.  Lo que quiero decir con esto es que en principio no hay nada malo en un parafilia,  puesto que ésta en sí misma es inocua.

Las parafilias se consideran inocuas excepto cuando se dirigen a un objeto potencialmente peligroso para sí mismos o para sus compañeros sexuales (v.g pedofilia, sadismo, masoquismo, etc.), o cuando impiden el funcionamiento sexual normal (v.g asfixia erótica,  auto mutilación,  etc.)

Algunos grupos que buscan una mayor comprensión y aceptación de la diversidad sexual, han presionado para que se den cambios en la situación jurídica y médica de las personas con intereses y las prácticas sexuales inusuales. Charles Allen Moser, médico y defensor de las minorías sexuales, ha argumentado que los diagnósticos se deben eliminar de los manuales de diagnóstico

2.Luego de reconocer que estoy de acuerdo contigo en que ser devotee implica tener una parafilia, creo que es importante discutir si eso es “normal” o no,  pero esta discusión supone comenzar por dilucidar cuál es el criterio de normalidad que estamos manejando. Es decir,  cuando hablamos de normalidad nos estamos refiriendo a lo que es más frecuente (criterio estadístico),  a lo que es aceptado socialmente, como en el caso del matrimonio con niñas en ciertos países árabes  (criterio cultural),  a lo que compartimos con los animales,  igual que cuando tratamos de argumentar que la homosexualidad o la masturbación es algo  normal porque diversos mamíferos pueden presentar esta conducta (criterio filogenético); a lo que nos parece bueno versus lo que nos da la impresión de que es malo (criterio moral),  quizás quieras usar el criterio legal:  normal es lo que no es un delito, o tal vez,  nosotros optemos por asumir que algo es normal en tanto no represente daño psicológico,  físico o moral  para sí mismo o para otro (criterio clínico o psicológico).

Obviamente,  como soy psicóloga tiendo a inclinarme por este último enfoque,  aunque entiendo que me conduce a un problema mayor,  en este caso,  tener que definir ahora 3 conceptos  en lugar de uno:  daño psicológico, físico y moral

3.suponiendo que utilizamos el criterio clínico para evaluar a un devotee, creo que ambos podríamos concordar en que hay devotees sanos y otros que son patológicos.  Esto se debe, desde mi punto de vista a la diferencia entre parafilia y trastorno parafílico.

El DSM-5 afirma que las parafilias no son trastornos psiquiátricos “ipso facto”, y propone una distinción entre parafilias y trastornos parafílicos. Una parafilia por sí sola no requeriría de manera automática de intervención psiquiátrica. Mientras que un trastorno parafílico es una parafilia que causa malestar, deterioro o daño a la propia persona o a los demás. En consecuencia, una parafilia sería una condición necesaria pero no suficiente para tener un desorden parafílico (Moser y Kleinplatz,  2004).

un trastorno parafilico, es aquel que se manifiesta a través de una frecuencia o intensidad de conductas tan alta que llega a afectar negativamente diversas áreas de la vida de un individuo,  causándole malestar a él o a otros.

Un devotee que descuida a su trabajo, a su familia,  a su vida social,  etc. por coleccionar fotos o vídeos de mujeres con discapacidad o por establecer contacto con ellas,  tiene un trastorno parafilico.

Un devotee que hace promesas de amor o de matrimonio para conseguir que una mujer con discapacidad le envíe fotos,  tiene un trastorno parafilico y esto es patológico y dañino tanto desde el punto de vista clínico,  como desde el punto de vista moral.

4.No quiero convertirme en la defensora de los devotees pero debo decir que he conocido ejemplares de ambas categorías, los primeros (los que tienen una parafilia) me han parecido personas excelentes,  con altos valores éticos y muchos de ellos,  una vez que yo terminé la investigación, se cuentan actualmente entre mis amigos.  Los segundos (los que tienen un trastorno parafilico) son personas que me han llevado a pensar que debo ser cautelosa, que no todo lo que brilla es oro y creo que estos individuos deben ir a terapia psicológica a abordar su patología porque no se debe andar por el mundo utilizando o dañando a las personas.

5.Habiendo establecido esto. Debo tocar uno de los puntos que señalas con relación a que los devotees buscan mujeres que encuentran disminuidas en su femineidad.  Particularmente,  creo que se trata de lo opuesto,  que en su mente,  la discapacidad incrementa la femineidad.

OJO:  yo entiendo que el concepto de la femineidad varia de persona a persona,  mientras un devotee considera que una mujer delgada es femenina,  otro puede considerar que una mujer voluptuosa lo es.

Yo creo que para un devotee, una mujer con discapacidad puede ser femenina y excitante porque detrás de un cuerpo aparentemente frágil o vulnerable puede esconderse una voluntad de hierro,  pero esto solo es mi hipótesis.

6.Por último, con relación a la razón por la que un devotee busca a una mujer con discapacidad, concuerdo contigo en que puede que estas sean algunas de las razones,  pero pienso que no debemos descartar otras hipótesis más benignas:  por qué no incluir admiración o  la posibilidad de que exista una mirada alternativa con respecto a la discapacidad?.

Por qué una mujer o un hombre con discapacidad no puede ser objeto de deseo?, el que históricamente  se haya asociado mayoritariamente a la discapacidad con asimetría,  fealdad,  lástima y un sinfín de etiquetas negativas,  no significa que siempre deba ser así.  He escogido para terminar esta respuesta, algunas de las frases que me han dicho varios devotees a lo largo de las entrevistas que he realizado y que pienso que me han cambiado la visión que tengo sobre la discapacidad y sobre mí misma:

“Si yo estoy mal entonces todo el mundo lo está… si no por qué otra razón la Venus de Milo es la obra de arte más bella que ha existido? y no lo digo yo, lo dicen los expertos en arte” (un  devotee)

“Hahaha! Sí, la reacción típica de la mayoría de las mujeres con discapacidad es muy negativa y con mucha precaución cuando se encuentran con el tema devotee, esto puede sonar, probablemente como una locura!. la dama con discapacidad al principio está molesta y preocupada porque el devoto, al igual que un artista modernista, intenta cambiar su percepción. La mujer con discapacidad a menudo piensa que sus piernas son totalmente horribles y toma tiempo para ellas aceptar la visión opuesta: que sus piernas son en realidad una “provocación” (devotee)

“cómo me pueden llamar pervertido, enfermo o monstruo la mismas personas que me atraen?, es un poco paradójico que simplemente porque me interesa una mujer como ella, con discapacidad, yo me convierta en un enfermo sexual. la discapacidad es una característica, no un defecto, entiéndanlo!, la discapacidad solo la hace más femenina y sexy ante mis ojos, a través de ella me transmite toda su vulnerabilidad y se activa en mi, algo, no se qué, entonces yo solo deseo protegerla.…. Es realmente muy difícil enfrentarte a eso, cómo le explicas a una hermosa mujer que la situación que le ha marcado la vida es lo que más te gusta de ella?, Eso me recuerda una canción triste: Ella es tan hermosa y se lo digo todo los días. Sí, yo sé, yo sé. Cuando la elogio ella no cree en mí y es tan, es tan triste pensar que ella no ve lo que yo veo. Sin embargo, cada vez que me pregunta ¿Cómo le veo?, yo le digo: muy bien” (devotee)

“No me gusta la perspectiva psicológica que se le da a las personas que gustan de la belleza en la imperfección. Me gusta más el principio filosófico en la estética japonés wabi-sabi (todo lo que es bello es imperfecto, incompleto y simple). Así de repente no debería verse como algo patológico gustar de chicas amputadas, o bien con piecitos diferentes como los suyos, la belleza radica en la simpleza de la naturaleza al expresarse en un cuerpo de forma única” (un devotee)

“Son cada vez más las personas que públicamente declaran gustar de personas discapacitadas. Cuando muchos tienen un comportamiento en común, este deja de ser una desviación…” (un devotee)

“Yo soy una persona con discapacidad, pero la discapacidad no define quién soy yo. Yo soy un esposo, un amigo, un empleado, un contribuyente, un miembro de un directorio” (Robert Martin)* …Y PUEDO SER OBJETO DE DESEO (Carolina Mora).

* Robert Martin es miembro del Consejo de Inclusion International a favor de las Personas con Retraso Mental.