Publicado en Prejuicio

Psicología del Fanatismo

11707472_10153693814579522_4177079523633215426_n

La palabra fanático proviene del latín “fanum” que significa templo o lugar sagrado y por extensión paso a aplicarse a los profetas,  adivinos y los que están inspirados por los dioses

Al parecer los primeros a quienes se llamó fanáticos fueron los sacerdotes de Belona,  quienes desfilaban al son del sonido de tambores portando hachas doble filo,   danzaban furiosamente, se laceraban y caían en un delirio durante el cual predecían el futuro a los presentes.

En el campo psicológico, el fanatismo incluye componentes cognitivos, afectivos y conductuales.  El componente cognitivo es la actitud fanática a partir de la cual, el sujeto cree que posee la verdad absoluta (el dogma del que  no duda).  El componente afectivo se vincula a la sensación de seguridad, de  confianza y de fe inquebrantable en su idea.  Por último,  el componente conductual es la intransigencia, la ineptitud para comunicarse con gente de otra opción ideológica y la conducta destructiva y violenta

Victor Frankl describe dos rasgos esenciales de los fanáticos: la absorción de la individualidad en el ideario colectivo y el desprecio por la individualidad de los demás.

Con relación al primer punto: la absorción de la individualidad, puede decirse que la membrecía le da al fanático un lugar y un punto de apoyo en el mundo de manera que no se siente aislado o extraño,  al tiempo que recupera el sentido de su misión y de su lugar en la historia

Con respecto al segundo punto, lo que el fanático niega a los demás seres humanos es el derecho a definirse a sí mismo en sus propios términos, solo valen los términos de ellos y las categorías de pensamiento partidario.  Usted no existe como persona real e independiente, solo existe como amigo o enemigo.

Las intenciones personales de la victima desaparecen por completo. Por ejemplo poco importa si Ud. está en contra del socialismo por razones sociales o ideológicas que no tienen nada que ver con el interés de la clase dominante que el socialista dice combatir,  para él Ud.  es un ideólogo de la clase dominante.

Seguramente es cierto que los mayores crímenes de la historia, en número y crueldad, no se han realizado esgrimiendo motivos egoístas, sino en nombre de los más elevados ideales. Por qué son precisamente los idealistas y justicieros los que más sangre han vertido,  los  que son más radicales y crueles? porque alegan no tener motivaciones personales e insisten en que luchan por los ideales del grupo

Aunque algunas personas relacionan el fanatismo con anteriores épocas de la historia, se trata de un problema bien actual, como pone de relieve Erich Fromm: “Técnica e intelectualmente estamos viviendo en la Edad Atómica; emocionalmente vivimos todavía en la Edad de Piedra. Nos sentimos superiores a los aztecas, que en un día festivo sacrificaron a veinte mil personas a sus dioses, en la creencia de que esto mantendría el universo en el camino debido, pero sacrificamos a millones de hombres para diversos fines que nosotros creemos nobles, y justificamos la matanza. Los hechos son los mismos, sólo las racionalizaciones son diferentes”

El desfase entre el modo de ser del hombre contemporáneo y el mundo de desarrollo científico y técnico que ha creado se convierte en un problema de difícil solución. Ya Albert Einstein había dado la voz de alarma cuando, después de señalar que “es más fácil romper el átomo que el prejuicio”, añade: “La potencia desencadenada por el átomo ha cambiado todo, salvo nuestra manera de pensar… Para que la humanidad sobreviva es indispensable un nuevo modo de pensar”.

Nada de lo que está escrito aquí es mío,  es un resumen de lo dicho por 2 autores:

Olavo de Carvalho. Psicología del Fanatismo

Federico Javaloy. Psicología del Fanatismo